Casas Rurales con Encanto

Conociendo Castelfranco di sopra un pequeño pueblo cerca de Florencia

Castillo Franco (Castelfranco) es el nombre con el que la República Florentina designó a este pueblo a finales del siglo XIII , que pretendia ser un puesto defensivo y de suministro de productos alimenticios.


Para que los nobles de la época se mudaran a estas tierras, Florencia las liberó de obligaciones de impuestos durante diez años. Además de "libre", el Castillo fue llamado "di Sopra", ya que se encuentra en la parte superior de Florencia.

Al igual que las otras " nuevas tierras" (asi se  llamaba a las tierras que se querian poblar) , Castelfranco di Sopra tiene un trazado urbano que sigue la forma de la fortaleza romana , con sus calles ortogonales y la plaza central donde se encuentran los edificios del poder: el ayuntamiento y la iglesia.


Para diseñar la estructura de la ciudad los florentinos encargaron el proyecto nada menos que a Vasari , el  arquitecto más famoso del momento. Observando la localidad se percibe claramente que Vasari quiso darle un aspecto "florentino", no sólo en las zonas urbanas , sino también en algunas casas del primer tramo de la Via principal que recuerdan a las casas del centro histórico de Florencia. En la plaza el edificio del Ayuntamiento conserva su planta baja original y mantiene intacta la carcel de la época.

En su fachada son claramente visibles los estandartes de las familias de los nobles que administraron Castelfranco. En una visita a Castelfranco también es posible disfrutar de un paseo por las antiguas murallas de la ciudad donde los soldados velaban por la seguridad del pueblo. Para completar la visita se recomienda visitar el Palazzo Sassolini que se encuentra a final de via Veneto , donde se encuentran los restos de algunas construcciones de los siglos XV y XVI.


 No muy lejos de Castelfranco se puede visitar el hermoso conjunto monumental de la Abadía de San Salvatore a Soffena que consta de iglesia, claustro y convento. En 1090 el monasterio fue encargado por el Papa Urbano II a los monjes de Vallombrosa , y en 1394 la iglesia fue reconstruida en su forma actual.



 Al salir del pueblo disfrutaréis también de un panorama único de desniveles y barrancos que llamaron poderosamente la atención de Leonardo da Vinci , quien los utilizó como fondo en varias pinturas y dibujos. Castelfranco es sin duda unos de los pequeños pueblos de la Toscana que más encanto tiene y que no deberia faltar en una excursión por Florencia y sus alrededores. Como siempre espero con este artículo haberos ayudado a organizar vuestro viaje a la Toscana. Un saludo cordial Giorgio

Entradas populares