Casas Rurales con Encanto

VISITAR SIENA

La primera vez que visité Siena fue durante un frío invierno de hace algunos años. Recuerdo que un amigo Toscano que vivía en la ciudad me había hablado siempre de su belleza, del gran interés cultural, de los bonitos alrededores, así como de su interesante oferta gastronómica. Hasta entonces todo lo que había visto de Siena era la retransmisión del Palio por televisión. Recuerdo como si fuera hoy la impresión que recibí en cuanto puse el pie en la famosísima Piazza del Campo. La impresionante belleza de la plaza te rodea y te deja sin palabras, recuerdo que cuando la ví me parecía matemáticamente imposible que las gradas llenas de gente, los caballos, la arena,... que toda la gran infraestructura que requiere el Palio pudiera caber en ese espacio que no es enorme y que sin embargo en Julio y Agosto da cabida al acontecimiento más esperado del año para todo los seneses, y desata unas rivalidades dignas del mejor Barça - Madrid, por utilizar un símil deportivo. Durante el paseo mi amigo me explicó que la leyenda cuenta que Siena fue fundada por Senio, hijo de Remo, y de ahí las simbólicas lobas que nos iremos encontrando en nuestros paseos por la ciudad. Siena es una bella ciudad, en la que al contrario de lo que sucede en muchos otros lugares del mundo la especulación urbanística y la destrucción del paisaje no tienen razón de ser. Afortunadamente unas estrictas normas medievales en este sentido, han permitido mantener intacta la belleza y la historia de una ciudad que es un verdadero regalo para la vista. Una de las cosas que más me gustó es que todos los caminos del centro histórico acaban llevando a la Piazza del Campo, por lo que es fácil orientarse y disfrutar más de una vez de esta singular plaza en forma de caracola. Si estáis en la ciudad unos días no dejéis de sentaros en una de las terrazas de la plaza para ver la luz del final del día reflejarse en las murallas de la ciudad y en la majestuosa y estilizada Torre del Mangia. Si no sufrís de vértigo tenéis que visitar el campanario de la torre, las vistas desde allí no tienen precio. Al bajar de la Torre es imprescindible visitar el Palazzo Pubblico, el ayuntamiento de la ciudad construido en 1310 y que con sus ladrillos rojizos y travertino gris es sencillamente impresionante.
Si tenemos tiempo una visita al Museo Dell'Opera junto al Palazzo Pubblico merece la pena, en caso contrario tenemos que ir volando al Duomo de Siena situado en Castelvecchio, la parte más antigua de la ciudad, ya que no podemos marcharnos sin haber visto esa obra impresionante que crea conflicto entre los seneses que lo adoran y los que consideran que es un tanto ostentoso y exagerado. Realmente las bandas de mármol en blanco y negro características de esta catedral que data del 1220 no dejan indiferente a nadie...El interior es una mezcla de todos los estilos posibles; oriental, bizantino, gótico y románico. Justo delante del Duomo está el Ospedale de Santa Maria della Scala, antiguo hospital para los peregrinos y que ahora acoge el Museo Archeologico con una importante colección de restos etruscos y romanos. Después de estas pinceladas culturales a nuestra visita yo os propondría que simplemente os dediquéis a pasear por las bonitas y empinadas calles de la ciudad. De esta manera iréis conociendo los diferentes barrios - contrade - que en el momento del Palio dejarán de convivir pacificamente para convertirse en grandes rivales. Es muy curioso ir observando las placas de cerámica o mármol que hay en cada distrito y en la que se indica en que contrada nos encontramos (delfín, oruga, jirafa, ganso, etc.).
En el enlace que os indico a continuación podréis ver la información actualizada sobre eventos en la ciudad y comprar on-line las entradas para los diferentes museos que os he mencionado: Comune di Siena.
Cuando el cansancio apremia yo os recomiendo reponer fuerzas con un buenísimo cappuccino en Nannini, la cafetería más famosa de la ciudad, acompañado de un poco de panforte que es el dulce típico de Siena, un exquisito pan relleno de fruta confitada, nueces, higos,...que está estupendo!

Si la visita es en otoño o invierno lo mejor de todo sería que para recuperaros del frío y el cansancio degustarais la famosa "ribollita Toscana" una exquisita sopa de verduras típica de la zona que es un verdadero regalo para los sentidos y que acompañada de un buen vino Toscano es la mejor "medicina" para recuperar las energías y seguir el viaje....Como la cocina no es lo mío voy a pedir a mi compañero de blog, y experto gastrónomo, que nos facilite la receta de esta nutritiva y exquisita especialidad Toscana.

En los alrededores de Siena hay una gran oferta de encantadores casas rurales Toscanas en las que alojaros y desde las que organizar vuestras excursiones a Siena y a muchas de las bonitas localidades de la región.
Buon divertimento!

Yolanda

Popular Posts