Casas Rurales con Encanto

San Quirico D'Orcia

Hoy, aunque estaba muy nublado, me he aventurado a visitar San Quirico D'Orcia.
Llueva, truene o caigan chuzos de punta (que no sido el caso...) no pienso perderme ninguna de las preciosidades que hay en Val D'Orcia.

San Quirico D'Orcia es una ciudad pequeñita, muy antigua y cargada de historia.
Como es habitual por aquí, es de origen etrusco y durante la Edad Media fue una ciudad fortificada que aún conserva parte de su recinto amurallado.
Esta localidad, junto a la Via Cassia y en conexión con la Vía Francigena, antiguo camino de los peregrinos europeos que iban a Roma, ha sido un punto crucial de acontecimientos históricos, de los que voy a contaros uno, suficientemente significativo por su magnitud: En el siglo XII Federico I "Barbarroja" se dirigía a Roma con su ejército para ser coronado Emperador. Se detuvieron en San Quirico D'Orcia (antes se llamaba San Quirico di Orsenna) y el entonces Papa, Adriano IV, envió a tres cardenales a su encuentro para rendirle homenaje y agasajarle por todo lo alto.
¿Os imagináis algo parecido hoy en día? Por ejemplo ¿Que un rey de algún país europeo hiciera el Camino de Santiago y al pasar por un pueblo de León se encontrara con tres cardenales haciéndole reverencias?
Claro, me pongo a pensar en esas cosas y se me quedan las ruedas del coche pegadas al asfalto.

San Quirico D'Orcia, está muy bien conservada y tiene varios momumentos emblemáticos:
La Colegiata de San Quirico y Santa Giuditta. Data del siglo XI y está construida en piedra arenisca y mármol travertino. Es una iglesia magnífica y su interior está repleto de obras de arte de distintas épocas, desde el coro barroco, pasando por un riquisímo Altar Mayor rococó, un impresionante órgano del siglo XVII, que suena divinamente, así como obras pictóricas del Renacimiento entre las que destaca un tríptico del siglo XV, obra de Sano di Pietro, y que está dedicado a San Quirico, patrón de la ciudad, maltratado y asesinado por los romanos cuando tenía 5 años por declararse cristiano.
Palazzo Chigi: Un palacio señorial y grandioso del siglo XVII, obra del arquitecto Carlo Fontana por encargo del Cardenal Flavio Chigi, entonces gobernador de la ciudad.
"Horti Leonini": Un parque muy grande, podría decirse que paradisíaco, estructurado a la manera de Jardín Italiano, cuyo perfecto trazado se le encargó a Dante Leoni en el siglo XVI. En el fondo del parque y detrás de una de las plazas más grandes del jardín se erige un bosque de estilo inglés.
Pasear por ese parque te lleva, de forma natural, de la ensoñación al éxtasis.

He comido muy bien en un restaurante sencillo en el centro de la ciudad, junto a Vía Dante Alighieri, la Trattoria al Vecchio Forno.
Como estaba lloviznando, me he sentado en el bonito comedor interior, pero he visto que tienen un delicado jardín donde comer o cenar que, cuando hace buen tiempo, debe ser una delicia.
En esta trattoria sirven unos asados y parrilladas de carne estupendas. He tomado una ensalada de rúcula y un sabrosísimo plato de carnes blancas y rojas a la parrilla con patatas fritas , y un par de copas de Rosso de Montalcino que, como ya sabéis, está de vicio.
Copas de vino excluídas, pero café incluído, me ha costado menos de 15 euros. Un precio ajustadísimo, teniendo en cuenta la muy buena calidad de la comida.

¿Que si estoy contenta de estar en Val D'Orcia? Preguntádselo a la báscula.
Menos mal que soy de constitución delgada...

Sylvia

Popular Posts